Loading
Michel Camilo: Grande entre los grandes

Michel Camilo: Grande entre los grandes

El pianista dominicano ofreció un concierto a piano solo, y a sala llena, en el teatro Fernán Gómez. 

En el Instituto Francés, el pianista Batptiste Trotignon y el percusionista Minino Garay mostraron la valía de sus hallazgos conjuntos.


Crece la admiración colectiva a cada encuentro que se produce con el pianista Michel Camilo. Desde el penúltimo, habrán transcurrido aproximadamente cinco años. Y, sin embargo, hace más tiempo que la afición llama a rebato cada vez que el nombre del músico dominicano se anuncia en cartelería.

La escena del teatro Fernán Gómez ha servido ahora para que el músico se explique con el mismo compromiso que le caracteriza desde que, en los albores de los 80, inició andadura profesional en Nueva York: seguir demostrando que el objetivo primero del jazz radica en la formación de conflictos. O sea: convertir piezas aparentemente simples en complejas composiciones imprevisibles.

Todo ello se hizo patente anoche durante este encuentro. Y, además, en un formato que obliga al músico a contemplar el repertorio que interpreta sin otro respaldo instrumental que el de su piano.

Un cuerpo a cuerpo con el piano

Michel Camilo borda el sonido. Es un artista de la filigrana. Es resuelto en las introducciones que inician la propulsión de sus piezas, y el sensacional y energético acuerdo al que llega consigo mismo –invirtiendo acentos rítmicos y eludiendo evidencias- produce una engañosa sensación de divertimento. En realidad, tras ella se esconde un profundo estudio de un repertorio plagado de referencias a todas las músicas que le han penetrado.

Su concierto repasó una gran variedad de títulos -“A place in time” y “Paprika”, entre los propios; “Take five” y “Danza Lucumi”, respectivamente de Paul Desmond y Lecuona, entre los ajenos-, y la forma elegida para abordarlos fue de las que hacen estrenar sensibilidad. Este hombre, hoy, no es sólo un líder esencial para sus grupos; es un solista de todos los tiempos. Así se explica el fascinante medley final de Gershwin, Ellington y Louis Prima, por ejemplo.

Y es sólo el culto Camilo quien puede incrustar un rosario de alusiones bluesísticas en varios tramos del recital, y arropar con arreglos diferentes obras propias como “Pra voce” o la famosísima “From within”. Esto sí que es cumplir con la máxima “instruir deleitando”. Y muy cerca, al oído. No hizo falta para ello ocupar filas próximas al escenario.

Trotignon-Garay

Baptiste Trotignon y Minino Garay: la extraña pareja

Y para que vean lo animado que puede llegar a ser un festival de jazz, en el auditorio del magno Instituto Francés, el pianista Baptiste Trotignon y el percusionista argentino Minino Garay mostraron por vez primera, en conjunto, sus composiciones a la audiencia.

La síntesis de tambor legüero y cajón peruano del segundo, con el cabriolante fraseo pianístico de Trotignon, dan en un preparado sonoro muy atractivo al que el liberador lenguaje del jazz proporciona rotunda solidez. Hay, además, un desparpajo y un dominio escénico por parte de Minino Garay que, inevitablemente, suma puntos de cara a dar como resultado una propuesta de primera línea, abierta en todos sus flancos y de esas que se dicen sin fronteras.

Y, a su lado, para hacer cierta la fantasía, las relecturas recitativas del piano de Baptiste Trotignon, cuya técnica se encuentra entre las mejores de los pianistas europeos. Este concierto fue una confirmación para ambos y un auténtico placer poder presenciarlo. Felicidades a los responsables del Instituto Francés, siempre tan audaces e inteligentes.

Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?