Loading
Corey Harris: una estrella intercontinental

Corey Harris: una estrella intercontinental

JAZZMADRID recibió anoche, con muy buena entrada de público, a Corey Harris, una indiscutible figura del blues “transoceánico”.

En Conde Duque, el percusionista Alex Cech al frente del Inn-Finity Quartet defendió los valores de su propuesta de jazz avanzado.


El auditorio de Fernán Gómez es, desde el pasado martes 6, el escenario central de muchas de las exquisiteces que seguirán alegrando el programa de este festival que se prolonga hasta el próximo 30 de noviembre. Como en ediciones anteriores -y como también sucede, por otra parte, a lo largo del año-, esta escena se ha convertido en la plataforma en la que exponen sus saberes artísticos músicos y formaciones sin concesiones a la comercialidad, con el acento puesto en la calidad, el interés, la infrecuencia o su novedad en nuestros escenarios.

Viaje a Camerún

En este espacio compareció anoche Corey Harris, un bluesman que, después de un viaje a Camerún cuando tenía veintiún años, vio modificada para siempre su percepción musical. Allí -y son sus palabras- pudo descubrir los orígenes africanos del blues, que no es sino una derivación de un estilo muy antiguo, con una manera especial de enfocar las vibraciones musicales.

En los temas de sus discos más recientes, Harris se muestra como una auténtica estrella intercontinental al armonizar con toque maestro las esencias del blues africano con el sonido clásico del delta del Mississippi. Músicas, además, como alguna que otra aproximación al reggae y un apunte acancionado de algo parecido al soul, constituyeron los otros ricos manjares con los que jugó un inspirado Corey Harris, que compareció en formulación de trío, acompañado de Hook Herrera en la armónica y voces, y Lino Muoio en la mandolina. Con ambos el entendimiento fue extraordinario.

Mance Lipscomb y Bukka White

El artista nos maravilló con la verdad que emana de su canto, embrujando el ambiente con sus slides guitarrísticos, en guiño claro a Mance Lipscomb y a Bukka White. Entre airosas cabalgadas africanas y clásicos del boogie sureño americano, Corey Harris dejó muy claro que anoche, por Fernán Gómez, pasó, volviendo a dejar huella, toda una estrella del blues afrocamericano.

Alex Cech 'Inn-finity Quartet'

El Inn-Finity Quartet en Conde Duque

No sabemos con exactitud el tiempo de vida de esta formación asentada en Austria, pero, a juzgar por lo que ayer se escuchó durante su concierto en Conde Duque, parece que su destino más inmediato debería ser el estudio de grabación. El Inn-Finity trabaja sobre temas propios fundamentalmente, y su territorio es el jazz de avanzada, con alguna concesión al clasicismo del género.

El cuarteto se muestra cohesionado y cada uno de sus componentes parece verdaderamente afín a la música que practican. Quizás resulte especialmente acertado el trabajo de dos de sus músicos: Alex Cech y Andy Middleton. Cech, que ejerce como titular del grupo, es un buen percusionista y se expresa de manera diáfana. Es muy buen acompañante y con el resto de miembros del Inn-Finity se lanza hasta donde puede, y esto es lejos. La seguridad de Andy Middleton en el saxo es otro de los puntos a tener en cuenta en el Inn-Finity.

Mención especial merece también Franz Faktisch, un guitarrista que se mueve en diferentes contextos dentro del jazz y que exhibe su fraseo con una distinción y claridad poco usuales. Define bien el sonido del grupo, y es en sus solos en las zonas más recogidas, más intimistas de los temas, cuando da lo mejor de sí mismo. Completa la rítmica Tomás Baros, alguien capaz de tener una digitación personal en el contrabajo, y que rara vez tiene quiebras. Sus intenciones, como las del resto de los componentes del cuarteto, fueron siempre acertadas, y mejor aun su resolución.

Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?