Loading
Regina Carter y Tigran Hamasyan: dos supernovas en acción

Regina Carter y Tigran Hamasyan: dos supernovas en acción

La violinista estadounidense y el pianista armenio ofrecieron sendos conciertos, en sesión doble, en el Fernán Gómez.

La noche concluyó en Clamores con el concierto del bajista camerunés Richard Bona.


No es fácil encontrar una propuesta tan despojada, tan estilizada formal y narrativamente, y, a la vez, tan rebosante de ideas, de hallazgos, de apuntes rítmicos, como la que ayer ofreció la violinista de Detroit Regina Carter.

Admiración y asombro

Su grupo no solo produce admiración; también provoca asombro. Venía Alvester Garmett a la batería, el mismo que nos asombró junto a Abbey Lincoln en las visitas que aquella cantante hizo a nuestro país en los últimos años de su vida, y vino también Xavier Davis, el pianista de Stefon Harris, de Christian McBride, de Tom Harrell. Davis es de los que cuentan mucho con poco y hace gala de sentimientos jazzísticos muy elegantes. Y queda el oficio de Chris Lightcap, que, desde el contrabajo, demostró tener un swing excelente y unas dotes más que encomiables para frasear en solitario.

Todos los estilos del jazz

Y el concierto arranca y las referencias a clásicos del jazz se producen por doquier; Ella Fitzgerald, por ejemplo. Luego, con el transcurso de los minutos, el repertorio se abre a todos los estilos imaginables de las latitudes del género. Bien puede presumir, en este sentido, Regina Carter de ser una violinista todoterreno. Y es que este recurso “viajero” lo lleva la artista en el adn desde sus años de formación. Así, su violín abordó estéticas de bebop, para después hacer fraseos propios de la música clásica e, incluso, del folk. Y ahí, precisamente, en esa diversidad de expresiones, radica su primer aval, el de intérprete ambiciosa y total, volcada en la ejecución perfecta.

Con todo, nos quedamos especialmente con los momentos en los el blues aparece, porque, en esta clase de repertorios, Regina se viste de poesía y eso conecta con la platea. ¡Vaya si conecta! Un concierto de certezas y también de sensaciones.

Tigran Hamasyan

El caleidoscopio musical de Tigran Hamasyan

Y, tras la comparecencia de Regina Carter, llegó Tigran Hamasyan para ofrecer un concierto que, como el año pasado, volvió a resolverse sobre unos pocos metros cuadrados de superficie de la escena del Fernán Gómez: el músico frente a su piano. Exclusivamente. Un formato instrumental que, por sí solo, ya representa un desafío a la actitud muchas veces convencional de una audiencia acostumbrada a formaciones más dotadas de armonizaciones.

Música de fundamento y argumentos

Tigran -y se nota en el carácter conceptual de su, aún, breve discografía- debe utilizar a menudo la palabra argumento. Su música tiene fundamento porque tiene argumentos. Y esos argumentos, con el paso de los años, cambian. El músico, ahora, vuelve a querer, con nuevos argumentos, dejar semillas con el gen de la originalidad.

Un crisol cultural revolucionario

Sincero y certero, Tigran Hamasyan es un solista imparable, erudito e inquieto, que se reconoce en el pasado mientras rebusca, con paciencia, un modelo propio para definir su inspiración. Luego, más allá de sus ejecuciones virtuosas, deja fluir las ideas, evitando que el despliegue formal anule su sentido de la improvisación y la composición, para demostrar que en sus creaciones no sólo hay teoría, sino también materia. Con Tigran ha llegado un crisol narrativo revolucionario, un faro de creatividad para el nuevo jazz.

Así lo demostró anoche en un concierto donde se evidenciaron tanto las lecciones aprendidas de maestros admirados como Ellington o Monk, como las herencias vividas en primera persona del vasto y rico acervo del folclore armenio, retratado majestuosamente en más de una ocasión, incluso incrustado en las piezas más cosmopolitas en las que se auxilió de recursos electrónicos.

La noche jazzística concluyó en el club Clamores con la visita del grupo del bajista camerunés Richard Bona, un músico capaz de doblar actividad como cantante, exhibiendo un falsete que no se oía desde Milton Nascimento.

Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?