Omar Sosa llega a Centro Centro, acompañado por un grupo de intérpretes del Taller de Músics

Omar Sosa llega a Centro Centro, acompañado por un grupo de intérpretes del Taller de Músics

Omar Sosa llega a Centro Centro, acompañado por un grupo de intérpretes del Taller de Músics.

El trompetista Wallace Roney actúa, después, en Clamores


Como es habitual, el Taller de Músics de Barcelona, ha organizado una actividad pedagógica con sus alumnos. Sustenta la idea el convenio de colaboración que el Taller suscribió en el mes de febrero con Acción Cultural Española. A través de este acuerdo, los estudiantes que han tenido la oportunidad de trabajar en régimen de residencia con Omar Sosa, realizan una gira de conciertos que ahora les trae hasta JAZZMADRID.

El trabajo artístico del maestro Sosa continúa asegurando la existencia de la cultura yoruba en la música de jazz. Ingredientes santeros, mucho de Monk y abundante música del continente africano, conviven con retazos de jazz contemporáneo en cualquiera de las creaciones del compositor y pianista cubano.

Una experiencia docente

Para esta presentación en Centro Centro, se hace acompañar, como decíamos, por varios músicos de la Escuela de Educación Superior de Música (ESEM) del Taller de Músics, detalle que refuerza el interés de su comparecencia, por cuanto supone una oportunidad única para descubrir el proyecto que Omar Sosa ha estado desarrollando durante varios meses con esta talentosa banda de Barcelona.

Nuevos mundos sonoros

Con la tutela de Sosa, nacerán, seguro, en este concierto mundos sonoros nuevos que se extinguirán al poco de ser engendrados, aunque sus elementos constitutivos tengan siempre algo de imperecedero. Lo que se pretende es demostrar la enorme vitalidad que siempre tiene la música de jazz, no solo recreándola o exponiéndola, sino demostrando hasta qué punto esta música es perfectamente válida para inspirar cualquier creación artística de la contemporaneidad.

Wallace Roney, el trompetista elegante

El caso de Wallace Roney es muy diferente. Su trompeta es la heredera más evidente del Miles no electrificado, porque esa ha sido la elección que hizo Wallace Roney desde los comienzos de su carrera. Sin Miles, Roney habría tenido, sin duda, otra orientación, y, de vez en cuando, así lo hace ver cuando, acariciando el territorio del blues, descubre otros valores ciertos.

No hay exhibicionismo en este trompetista, y sí dedicación -y mucha- al lenguaje. Descubierto por el baterista Art Blakey, Roney fue titular durante varios años del quinteto de Tony Williams, y líder, hace mucho tiempo, de sus propias bandas. Este músico elegante hasta el mínimo gesto, ha comentado muchas veces que la historia se repite. Su juicio es diáfano.

Si Charlie Parker sonaba como Lester Young, y el primer Coltrane parecía sacarlo todo de Dexter Gordon, él estudio los discos de Clifford Brown, Lee Morgan y Miles Davis, y puede, por supuesto, sonar como cualquiera de ellos. Sin embargo, cuando sube a un escenario, el tratamiento que reciben los temas que acomete revelan inmediatamente la reconocible singularidad de su estilo.

+INFO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top

Login


Create an Account!
Forgot Password?

Create an Account!


Usuario
Want to Login?

Forgot Password?