CONFERENCIA El Club San Juan Evangelista “El Johnny”, El club de la buena música

by jazzmadrid20
hace 4 semanas

Jueves 12 de noviembre

17.30 h – Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa
Sala Polivalente

con Pablo Sanz
Entrada libre hasta completar aforo

Recordar el Johnny

Buena parte de las noticias que se difunden en los últimos meses, las relacionadas con la cultura incluidas, llegan motivadas por los devastadores efectos que la crisis del covid está provocando en nuestro pequeño mundo. La consecuencia de esta avalancha informativa provoca un pernicioso efecto de priorización en determinados sucesos cuya información vivimos, y lo peor es que nuestra memoria ya ha empezado a funcionar del mismo modo.

Digo todo esto, porque, tal vez, sea demasiado simplificador, pero hay un puñado de acontecimientos y asuntos que parecen arrumbados ya en el desván de la memoria. Víctima de ello lo fue hace tiempo el Colegio Mayor San Juan Evangelista y, con él, su Club de Música y Jazz. Unicaja intentó, en su momento, una salvación a la forma desesperada de la de aquel cinematográfico soldado Ryan. Sin embargo, finalmente, sobre esta institución tan querida por la afición al jazz, terminó cerniéndose la sombra, alargada y funesta, del olvido.

La irrupción del San Juan en el paisaje cultural de los años 70 constituyó un hecho singular. Heredero de la asociación Jazz Forum, puso el jazz y el flamenco a la altura de la capacidad adquisitiva de los universitarios. A menudo se ha dicho que cada concierto fue siempre una aventura. Yo creo, en cambio, que todos sus programas estaban hilados con estambres delicados, con ideas que, por un afán totalizador, quisieron –y consiguieron- tener un cariz eminentemente divulgativo.

Hubo muchas manos amorosas en la trastienda del San Juan. Y un puñado de artistas amigos también. De los primeros, hay documentadas mil y una acciones de los colegiales que pertenecieron al club, y queda siempre constancia del ímprobo esfuerzo de sus responsables por conducirse por los predios de la cultura y el arte, espoleados por el placer de enriquecer el conocimiento y el disfrute musicales del personal. Bendito riesgo y serio acierto el de aquella buena gente. Yo mismo dejé escrito una vez que, gracias a él, en el Johnny, jamás hubo arenques a precio de lubina; sí, en cambio, caviar iraní.

Marc Ribot, Tomatito, Louis Sclavis, Carmen Linares, Enrique Morente, José Mercé o John Zorn se cuentan entre los amigos artistas más recientes hasta el momento de la debacle. Todos fueron la prolongación lógica de aquellos otros que, a lo largo de treinta y nueve años, cuando mirábamos por la ventana el libro desguazado del otoño, fueron subiendo a la escena del San Juan en su festival de jazz, parejo en el tiempo a este nuestro ahora. Tantos… Paul Bley, Chet Baker, Camarón, Tete Montoliú, Tony Williams, Art Blakey, Lester Bowie, Michel Petrucciani, Ornette Coleman, Dizzy Gillespie, Stephane Grapelli y muchos más.

Jazzistas y clubes parece que anduviesen en muchas ocasiones indisolublemente unidos por el planeta. Sin embargo, la más personalizada carta de presentación que pudo mostrar nunca al mundo el San Juan fue un criterio programador que no compartía con ningún otro vecino. La suya fue una mirada estrábica a la tradición y al presente de la música que, a lo largo de treinta y nueve años, sirvió al asentamiento de un circuito que siguió ganando envites hasta el final.

Lo dije una vez y hoy quiero repetirlo. Proudhon tenía razón. Y Kropotkin. Y Bakunin también. En el San Juan fue siempre posible vivir la utopía. A todos nos hubiera gustado que durase, al menos, otros treinta y nueve años más. Ya no podemos hacer nada, es cierto, pero sí podemos, en cambio, recordarlo. Rescatemos de la memoria perdida al Johnny; he ahí la consigna. Esta edición de JAZZMADRID va por él.

Luis Martín
director artístico JAZZMADRID

Ver Mapa: DIRECCIÓN: Plaza de Colón, 4, 28001 Madrid