Lucía Martínez, Baldo Martínez y Juan Sáiz: Tres faros de la vanguardia

  • Frágil y Gigante
  • Juan Sáiz
  • Baldo Martínez
  • Lucía Martínez

© Álvaro López del Cerro

Anoche este trío estrenó en el teatro Fernán Gómez los contenidos de su reciente disco «Frágil Gigante»

Flotó anoche en Fernán Gómez un jazz sin ataduras, amigable y aventurero, farolito de esquinas paradisíacas, portador de remedios para el alma. Tres faros de la vanguardia, la baterista Lucía Martínez, el contrabajista Baldo Martínez, y el saxofonista Juan Sáiz, hicieron brillar su luz, dando cuenta del repertorio de su reciente grabación «Frágil Gigante», un álbum publicado en Leo Records, la fonográfica de la gente inquieta, dirigida a gente inquieta.

Luces y misterios de jazz de avanzada

Lucía y Baldo Martínez son camaleones de sus respectivos instrumentos, mentes y espíritus abriendo un cofre repleto de sorpresas musicales, de tesoros que, en compañía de Juan Sáiz, ambos apañan para hacerse un traje de John Silver a su medida. Románticos y sentimentales, fatalistas de la libre creación, este trío atraca en muchos puertos, islas idílicas que hacen suyas. Los tres saben de las luces y misterios del jazz de avanzada, de la tormenta propia en la búsqueda de verdades compartibles. Con ellos, el free jazz no envejece, porque joven es el espíritu de quienes lo defienden.

El centro de coordenadas de «Frágil Gigante» está en unas composiciones donde habita el riesgo. La batería de Lucía despeja ecuaciones del corazón, a una velocidad inusitada. El libreimprovisador Agustí Fernández la trajo a este festival hace algunos años en orden de dúo, y ya entonces sorprendió a la afición. Ahora su talante contrasta con el del saxofonista Juan Sáiz, cuyo saxo se hace carne en los momentos de mayor fragor. Y Baldo Martínez relata odas trascendentes con las cuerdas de su instrumento, produciendo momentos de frenesí y momentos líricos. Lo áspero y la suavidad.

Un raro y atractivo universo Tres músicos libres haciendo jazz de ahora mismo, y los tres soberbios en la ejecución. Sin embargo, si de destacar se trata, los Martínez son sobrehumanos. Tanto que parece que vinieran de otros mundos. Más que instrumentistas superdotados, Lucía y Baldo Martínez son músicos enormes de un raro univers

Recent posts